Un buen protector solar es el mejor tratamiento antiedad para la piel

En plena desescalada estamos disfrutando cada vez más de las actividades aire libre; hacer deporte, dar un paseo o simplemente tomar algo en una terraza bajo el sol. Pero es importante cuidar nuestra piel de los rayos del sol, especialmente tras el largo periodo de tiempo que hemos pasado en casa durante al confinamiento.

protección solarAñade la protección solar a tu rutina diaria

La clave para cuidar nuestra piel de los rayos del sol y evitar el envejecimiento prematuro de la piel es integrarla en nuestro día a día, no importa la edad o si eres hombre o mujer. 

Durante el invierno es suficiente con una crema de día con protección solar, pero en verano es mejor aplicar una Leche Solar con protección SPF +50 en la cara y al menos una Leche Solar SPF +30 en el cuerpo.

Tu leche solar debe tener antioxidantes

Es fundamental que contenga antioxidantes ya que bloquean el daño oxidativo provocado por los radicales libres. Con los solares La Chinata tu piel tendrá su dosis de antioxidantes gracias al Aceite de Oliva Virgen Extra. 

protección solar

¡Tus labios también necesitan protección!

Cuántas veces nos echamos protección solar en la cara y el cuerpo y nos olvidamos de los labios, que acaban secos y agrietados por no aplicar labiales con protección solar. Hidrátalos con un Protector Labial como el de La Chinata con SPF +15 y cuídalos cada día.

Hidrata tu piel tras tomar el solar

Y como no, después de haber estado disfrutando del sol, no debes olvidar hidratar tu piel. Bien con el After Sun, que calma y repara, o incluso con la Crema Regeneradora Intensiva en el caso de que está muy enrojecida alguna zona, un básico que no debe faltar nunca en casa por sus múltiples usos.

Refresca y evita la sequedad de forma instantánea

La Bruma Facial es otro aliado perfecto de cara al verano. Está enriquecida con diferentes activos que hidratan, revitalizan y refrescan, dando luminosidad a la piel. Además, ¡ayuda a fijar el maquillaje!

bruma facial

Ahora sí, ¿te apetece tomar el sol?