Receta: Brownie de chocolate negro La Chinata y helado de pistacho

El Chocolate Negro con sal marina y AOVE La Chinata presume de un sabor sin igual gracias a la combinación de ingredientes de gran calidad. En un primer momento, asoma el amargor del más puro chocolate negro, al que le sigue el toque salado que libera aún más los aromas y sabores del producto, dejando un sutil toque fresco e intenso del AOVE.

Te mostramos una deliciosa receta para saborearlo con una exquisita receta de Brownie de chocolate negro y helado de pistacho. ¿Quieres saber la receta? Te la contamos al detalle ¡toma nota!

ELABORACIÓN

Pasos para el brownie

Fundimos al baño maría 85 gramos de Aceite de Oliva Virgen Extra y una tableta de chocolate negro La Chinata.

Una vez combinado, añadimos 300 gramos de azúcar y mezclamos bien con ayuda de una varilla.

Retiramos del baño maría para templar un poco la mezcla, añadimos cuatro huevos, de uno en uno, mezclando bien después de cada adición hasta que queda todo perfectamente combinado.

Ahora es el momento de añadir 50 gramos de cacao en polvo tamizado, y sin dejar de remover, añadimos 200 gramos de harina de trigo y media cucharadita de levadura química. Se le da vueltas envolventes con una espátula de silicona hasta que quede todo integrado.

Por último, vertemos en el molde y alisamos la superficie con la espátula. Finalmente, horneamos durante unos 35-40 minutos a 180 grados.

Pasos para el helado de pistacho

Previamente, troceamos un plátano y lo congelamos en una bolsa cerrada. Lo podemos tener congelado para cuando nos apetezca preparar este delicioso helado porque se prepara en un minuto.

Añadimos el plátano troceado y congelado en un procesador de alimentos junto con unas cucharadas de crema de pistacho La Chinata.

Lo trituramos durante unos instantes y mágicamente se convertirá en un delicioso helado que será el acompañamiento perfecto para nuestro brownie de chocolate.

No es necesario incorporar azúcar ya que la crema de pistacho es dulce y combina muy bien con el plátano.

¡Buen provecho!